Proyecto REVERSO - Jaime del Val

UMBRALES
 
instalación interactiva
__
espacio del cuerpo nº3

 

 
  
 
 
 
Concepto y realización: Jaime del Val
Composición sonora y visual, y diseño del espacio: Jaime del Val
Programación original en Max-MSP-jitter:
Gregorio García Karman

Adaptación de la programación:
Jaime del Val
Producción: Instituto REVERSO 
 
La instalación UMBRALES es un entorno interactivo y generativo multiusuario en el que la presencia del público y su movimiento genera y transforma un complejo paisaje visual y sonoro abstracto, una estela de sonido y umbrales de luz y color en la que se reconoce apenas un cuerpo fugitivo y oscilante, en el umbral de la materialización, el cuerpo mismo de los interactores.
 
El entorno es como una proyección y extensión del cuerpo, un espacio fluido que solo se puede controlar en parte, hay siempre elementos impredecibles que se escapan al control de la interacción. El "público" se convierte en performer y en una parte del entorno que se genera a través de múltiples niveles de interacción.
 
Basado en los conceptos de danza interactiva de Morfogénesis, la performance interactiva premiada en Ciberart Bilabo y en VIDA 6.0, adaptados a una instalación multiusuario, el entorno es en cierto modo una invitación a la danza, a descubrir el entorno a través de la exploración del espacio físico y del propio cuerpo, una "realidad mixta" y múltiple del espacio-cuerpo.
 
UMBRALES  explora las fronteras del cuerpo, del sujeto,  como representación y lenguaje, un cuerpo múltiple (sonoro, visual, gestual...) que se hace y se deshace en sus múltiples fronteras. La cámara que vigila y captura el movimiento de los interactores no está al servicio  de una sociedad de control, más bién invierte invierte sus mecanismos al elaborar los datos del cuerpo en un entorno abierto en el que la corporalidad misma se redefine  de forma impredecible. Umbrales cuestiona y reformula  la percepción del propio cuerpo en el entorno interactivo y explora nuevas formas de corporeización, (incorporación, encarnación y apropiación) del espacio, en una investigación de modelos abiertos de comunicación no verbal en entornos abstractos.
 
Umbrales forma parte de CUERPOS FRONTERA, un metaproyecto de REVERSO en la encrucijada de cuerpo, arte y tecnología.
 
 INTRODUCCIÓN Y CONCEPTO:

En la instalación Umbrales la imagen del público-interactor es capturada, procesada y proyectada en tiempo real. El público entra en un espacio oscuro, casi negro, aislado del ruido de la exposición, la tenue luz de una lámpara ilumina tenuemente a los interactores, apenas un umbral de luz débil, al otro lado de la entrada unas imágenes evanescentes se proyectan en una superfície etérea: se trata de imágenes a veces abstractas y a veces antropomorfas, la imagen del público-interactor procesada, convertida en una estela evanescente y abstracta, multiplicada y proyectada en varias pantallas transparentes superpuestas: umbrales de la representación, abismos sin final. A la derecha, tras la lámpara se oculta la cámara que captura la imagen de los interactores y cerca, visible, un micrófono que captura sus sonidos, multiplicándolos también.

El público se convierte en performer, el umbral de la representación cede, se hace transparente. El cuerpo, para ser capturado por la cámara y analizado en el ordenador se convierte en umbral de luz, en interfaz evanescente, incierta. El cuerpo-umbral se convierte en imágen abstracta, en cine generativo.

El cuerpo también es umbral sonoro: las voces capturadas por el micrófono se multiplican y se procesan. La captura del cuerpo (umbral de luz, umbral sonoro) se multiplica y se procesa en un tiempo irreal...

...................................

La instalación parte de los materiales de la Performance de danza interactiva Morfogénesis, estrenada en La Casa Encendida en 2003, premiada en VIDA 6.0 y en Ciberart Bilbao.

UMBRALES del Cuerpo plantea una reflexión acerca del concepto de interfaz, la conectividad, la telepresencia, la interacción, y la desmaterialización, sobre el umbral de la representación y propone nuevas formas de interacción en el espacio.


DECRIPCIÓN TÉCNICA:

Una cámara de Vídeo captura la imagen del público que es enviada a un ordenador y procesada en tiempo real. Esta imagen se proyecta en la instalación, de forma que el público puede moverse y jugar con su imagen procesada componiendo una imagen abstracta.

Hay dos opciones de montaje:
La sencilla plantea el procesado de imagen solamente y funciona con un ordenador.

La más compleja incorpora el procesado de los sonidos capturados por un micrófono ambiente y requiere tres ordenadores en total: uno para procesar el vídeo, como en la primera, otro para capturar y procesar los sonidos, el tercero captura la imagen del público y la analiza en tiempo real para extraer parámetros del movimiento, estos parámetros se envían al segundo ordenador para determinar la interacción con el procesado del sonido y al primero para controlar el procesado de la imagen.

Se requerirá un suelo con moqueta negra. La paredes se pintarán de negro o se cubrirán con telas negras. El techo y el acceso se cubrirán con telas negras para convertir el espacio en una caja negra. El acceso se situará en el lado izquierdo, del lado abierto del stand. Tras la cortina, en el lado derecho se situará un pequeño módulo que contendrá los ordenadores portátiles. Encima se ubicará la cámara que capturará la imagen de los interactores y junto al módulo una pequeña lámpara de intensidad regulable que iluminará tenuemente el área ocupada por el público. Al otro lado de la entrada, en la esquina opuesta se extenderá en varias capas separadas entre sí una pantalla transparente sobre la que se proyectará la imagen procedente del proyector, que estará colocado en lo alto, sobre la entrada, en la esquina opuesta a la pantalla. De esta manera la imagen proyectada quedará como suspendida en el aire, inmaterial y evanescente. La colocación oblícua, en esquina, inclinada y en alto de la pantalla y el ángulo de proyección oblicuo transformará la percepción de la imagen, rompiendo el cuadro clásico rectangular y vertical.

Todos los materiales serán aportados por el artista.

Parte Sonora Opcional: Junto a la cámara se ubicará un micrófono que capturará los sonidos producidos por el publico, que serán procesados en tiempo real en el ordenador y proyectoados a través de cuatro amplificadores independientes situados en las cuatro esquinas de la instalación. El sonido procesado se moverá en el espacio de forma interactiva con el público.

Detalles del sistema informático:

Para la realización de la idea completa, con sonido incluido, se utilizarán tres ordenadores portátiles conectados en red con el entorno de programación Max-MSP-jitter. El ordenador encargado del audio tendrá conectada una tarjeta multicanal RME y un micrófono. La cámaraque captura a imagen del público estará conectada a los otros dos ordenadores. En uno de ellos la imagen se procesará para ser proyectada. En otro la imagen se analizará para extraer parámetros del movimiento que definirán la interacción con el sonido.

En la versión más simple, con imagen solamente, habrá un único ordenador que procesará la imagen del público para proyectarla.

Umbrales es un entorno multiusuario de danza interactiva en el que la presencia del público y su movimiento genera y transforma un complejo paisaje visual y sonoro abstracto, de vídeo, arquitectura virtual y electroacústica una estela de sonido y umbrales de luz y color en la que se reconoce apenas un cuerpo fugitivo y oscilante, en el umbral de la materialización, el cuerpo mismo de los interactores.

El entorno es como una proyección y extensión del cuerpo, un espacio fluido que solo se puede controlar en parte, hay siempre elementos impredecibles que se escapan al control de la interacción. El "público" se convierte en performer y en una parte del entorno que se genera a través de múltiples niveles de interacción.

Basado en los conceptos de danza interactiva de Morfogénesis, la performance interactiva premiada en Ciberart Bilabo y en VIDA 6.0, adaptados a una instalación multiusuario, Umbrales es una invitación a la danza, a descubrir el entorno a través de la exploración del espacio físico y del propio cuerpo, una "realidad mixta" y múltiple del espacio-cuerpo.

Umbrales explora las fronteras del cuerpo, del sujeto, como representación y lenguaje, un cuerpo múltiple (sonoro, visual, gestual...) que se hace y se deshace en sus múltiples fronteras. Umbrales cuestiona y reformula la percepción del propio cuerpo en el entorno interactivo y explora nuevas formas de corporeización, (incorporación, encarnación y apropiación) del espacio, en una investigación de modelos abiertos de comunicación no verbal en entornos abstractos.

Las imágenes generadas durante la instalación o la performance se graban y pueden imprimirse o pasar a formar parte de una película de cine generativo.

El entorno invita a una mirada de frontera, a explorar esa ancha zona de negociación en la que la forma, la representación se constituye permanentemente, a explorar todos los registros sutiles de su incertidumbre, la manera en que cada forma a cada momento puede ser o no ser, la incertidumbre de las relaciones posibles que se establecen o no entre posibles significantes y posibles significados. En ese umbral se redibuja la línea entre lo que es y lo que no es pronunciable, en un proceso que va más allá del paradigma postmoderno de la parodia y la citación: se trata de la morfogénesis del lenguaje, del sujeto, un nuevo teatro abstracto del cuerpo, que oscila en sus múltiples fronteras.

Mediante el uso de dispositivos de danza interactiva y de conceptos de electroacústica, cine abstracto y arquitectura virtual, se exploran nuevas relaciones entre el movimiento corporal, la imagen y el sonido, en el que el interactor no es ya público de una imagen espectáculo, sino parte de un proceso multidimensional, en el que la propia imagen del interactor y su voz, capturadas por cámaras y micrófonos, se transforman en un complejo paisaje visual y sonoro, que se transforma a través del movimiento total del cuerpo de los interactores.

La instalación combina elementos de vídeo, gráficos tridimensionales (arquitectura generativa) y electroacústica (procesado de voz, síntesis sonora y espacialización de sonido), de forma que todo el material visual y sonoro se genera de forma interactiva a través del movimiento del cuerpo.

Pensado para funcionar con un número indeterminado de interactores simultáneamente, el programa informático especialmente diseñado extrae de la imagen capturada por las cámaras diferentes parámetros del movimiento de los interactores, como: velocidad, posición, tamaño, agrupamiento, etc. Estos datos son enviados por red ethernet a otros ordenadores que procesan la imagen de vídeo, el audio y el 3D.


La imagen se proyecta sobre pantallas transparentes plegadas unas sobre otras, en distintos grados de inclinación y distribuidas desigualmente por el espacio, formando un frente difuso de veladuras.

La pantalla transparente es así una metáfora del umbral de la representación, que cede de pronto. No estamos ante el escenario de la sociedad del espectáculo; en este espacio procesual de interacción el espectador es performer y materia prima del proceso, que ha sido diseñado sin prever de entrada todas sus posibilidades, forma parte de un entorno impredecible y mutante. El interactor se comunica con el entorno a través de una interfaz (la cámara, sensor de luz) que percibe el cuerpo como umbral de luz, de este cuerpo-umbral se extraen parámetros básicos que sirven para la interacción, un nexo de unión simple entre elementos complejos (visuales, sonoros, corporales, espaciales) que tienen una vida propia pero nunca completamente independiente, las fronteras entre los distintos eventos se tornan difusas, se redibujan en el umbral.

Umbrales plantea una reflexión acerca del concepto de interfaz, conectividad, interacción y desmaterialización, y propone nuevas formas de interacción en el espacio.

 
 
 

 

El Umbral del Sujeto

 

En este proyecto se presenta un proceso que parte de la fotografía, continúa en una performance de danza interactiva  y concluye en la instalación interactiva Umbrales.

 

UMBRALES es una instalación interactiva en la que un entorno visual y sonoro se genera en tiempo real con la interacción del público, cuya imagen es capturada y procesada en el ordenador, multiplicada y disuelta, componiendo una imagen a veces abstracta y a veces antropomorfa, una estela evanescente y pulsante, un cuerpo en el umbral de la materialización.

El “público” accede a un espacio negro, aislado, y percibe dos cosas: la luz tenue de un foco que le ilumina a él, y al otro lado del espacio unas imágenes evanescentes que se mueven con él. Moviéndose en el espacio entorno al interactor se proyecta una estela sonora igualmente evanescente, como una materialización de la imagen proyectada: viva, respondiendo a  los movimientos del interactor. La imagen es capturada por una cámara y procesada en dos ordenadores ocultos; el sonido, procesado en otro ordenador, se proyecta a través de cuatro amplificadores, moviéndose en el espacio.

El “público” es interactor y performer, es la materia prima de la imagen y puede influir en ella pero sin controlar nunca completamente el resultado final, pasa a formar parte de un juego sutil y complejo cuyas reglas no conoce nunca por completo. La cámara que vigila y captura los movimientos de los interactores no está al servicio de ningún sistema de categorías estrictas, sino que genera significantes y significados abiertos e inciertos. Se generan así nuevas formas de interacción y juego en el umbral de la abstracción. Hay también una invitación a la danza, a redescubrir el cuerpo, su percepción, en la interacción; el espacio se hace cuerpo, se encarna e incorpora.

En la instalación convergen distintos elementos que son su especificidad: Por un lado está el aspecto performático que se acerca a la danza (el desarrollo inicial de la idea fue en el contexto de una performance de danza interactiva) y por otro, de forma bastarda a una revisión tecnológica del action painting: aquí el cuerpo es también instrumento y superficie con la que se pinta una imagen abstracta o casi abstracta. El interactor está inmerso en el proceso a varios niveles: por un lado es su propia imagen la que se procesa, por otro el procesado de la imagen y el sonido se produce a través de su movimiento. La interacción se articula en diferentes planos, unos más obvios y otros más sutiles, de forma que puede producirse un aprendizaje del instrumento, sin embargo no puede circunscribirse nunca por completo el resultado. El Cuerpo es instrumento, interfaz. No solo es la superficie a través de la que se pinta, esa superficie es también el agente de la acción: sujeto y objeto se confunden. Pero qué incierto y sutil es ese cuerpo-interfaz, ese umbral de luz evanescente.  

 La instalación se acerca más al entorno inmersivo y al cine abstracto y aumentado que a la video-instalación. La proyección sobre pantallas trasparentes superpuestas de forma desigual y ligeramente oblicua rompe con el encuadre rectangular y con la materialidad de la superficie de la pantalla, que ya no es superficie sino sucesión de planos transparentes y desiguales sobre el negro.

 La imagen de vídeo generada en tiempo real se inspira en una serie de fotografías, Cuerpos Frontera. Se trata de fotografía "pura", sin efectos digitales ni de laboratorio. Cada fotografía es una coreografía de 10 a 30 segundos capturada en larga exposición. En cada fotografía quedan trazos de la performance, como escritura del cuerpo, como gesto sedimentado.

Hay acaso un homenaje implícito a Bacon y a Rembrandt, a Nolde y a Zobel, y ciertamente ninguno a las representaciones futuristas del movimiento, fragmentado y obvio en su efecto. Aquí se manifiesta el cuerpo como arquitectura líquida, como estela que le excede, con todos los matices de los tiempos (musicales) del movimiento, comprimidos en imagen. El cuerpo lucha en el proceso de materialización y desmaterialización, la morfogénesis que se abre a un horizonte infinito de significados. Una performance de la representación que oscila en el umbral de la incertidumbre.

El entorno invita a una mirada de frontera, a explorar esa ancha zona de negociación en la que la forma, la representación se constituye permanentemente, a explorar todos los registros sutiles de su incerteza, la manera en que cada forma a cada momento puede ser o no ser, la incerteza de las relaciones posibles que se establecen o no entre posibles significantes y posibles significados.

En ese umbral se redibuja la línea entre lo que es y lo que no es pronunciable, en un proceso que va más allá del paradigma postmoderno de la parodia y la citación: se trata de la morfogénesis del lenguaje, del sujeto, un nuevo teatro abstracto del cuerpo, que oscila en sus múltiples fronteras.